Respuesta del Defensor de la Audiencia a los comentarios de la radioescucha Laura Ochoa sobre ‘Surtido 90.9’

Febrero 15, 2016

A través de mi cuenta de correo electrónico institucional [diciembre 02, 2015], la radioescucha Laura Ochoa me dirigió amablemente el siguiente mensaje, muy específico y detallado en cuanto a lo que considera imprecisiones y transgresiones éticas, escuchadas en diversas emisiones del programaSurtido 90.9, conducido por Almendra Hernández [lunes a viernes, 6:30-9h]:

El motivo de mi mensaje es expresar algunas opiniones y comentarios respecto al programa llamado Surtido 90.9, conducido por Almendra Hernández. En este turno se habla de temas de interés general, se comentan noticias y acuden invitados especialistas en diversos tópicos.

El 1o de diciembre, Día Mundial de la Lucha contra el Sida, se presentó un doctor que trabaja con pacientes portadores de VIH y que ya padecen la enfermedad. Este especialista hizo un comentario respecto a las personas que, desafortunadamente, adquieren el virus, y fue, palabras más, palabras menos, el siguiente: “Muchas veces las personas se ‘meten’ con cualquiera, o se ‘meten’ con gente que ni conocen, y se contagian”.

El comentario, a mi parecer, fue poco sensible y muy inapropiado. Pienso que, por ser un profesional, debe tener más cuidado con sus palabras y no emitir juicios de valor, mucho menos usar el verbo ‘meterse’ paras referirse a las situaciones o conductas que implican un riesgo de contagio de VIH o cualquier infección de transmisión sexual. Sé que las opiniones y posturas de los invitados no necesariamente son iguales a las de los empleados y la estación de radio, e incluso, de la institución de la que forman parte, sin embargo, sí pienso que en este tipo de sucesos es necesario que los locutores intervengan o, de cierta forma, intenten enmendar o corregir este tipo de comentarios. Como informadores, tienen la obligación de transmitir contenidos de manera veraz, fidedigna e imparcial, y como trabajadores de una entidad educativa, es menester que promuevan valores, ideas y actitudes sensibles, informadas y libres de cualquier matiz discriminatorio.

Por otra parte, hace algunas semanas, acudió otro invitado a compartir la música que hace, en la cual aborda diferentes problemáticas sociales que aquejan a nuestro país. Almendra Hernández le aplicó un cuestionario al que llamó “trivia activista”, cuyas preguntas hacían alusión a Lucio Cabañas y el EZLN, entre otros personajes y temas. No considero que las preguntas estén mal en sí, sino la promoción de estereotipos; un activista no necesariamente es experto en los temas abordados en el cuestionario, de igual manera que un músico que denuncia hechos de relevancia nacional en sus canciones no es necesariamente activista. Con este tipo de actividades se perpetúan ideas y concepciones no siempre acertadas, amén de que se establecen parámetros de cómo debería o no debería ser una persona con determinados gustos, intereses y creencias.

Asimismo, en otra ocasión no muy lejana, la locutora en cuestión se pronunció a favor de los “chakas” y de los seguidores de San Judas Tadeo. Ambas son referencias peyorativas, y aunque Almendra Hernández dijo ser “chakaliber” y “seguidoresdesanjudastadeoliber” (términos empleados para expresar apoyo o afición a estos grupos), vuelve a caer en estereotipos al sugerir que ciertas creencias o intereses definen a una persona. Como lo expresé en párrafos anteriores, un comunicador tiene la obligación de informar objetivamente y expresarse de manera adecuada, independientemente de su postura personal respecto a cualquier tema.

Por último, las cortinillas del programa me parecen imprecisas e incluso discriminatorias, pues se habla de lo que “SÍ es madrugar” haciendo referencia a ciertas actividades, como si otras no tuvieran el mismo grado de complejidad, o no requirieran un esfuerzo similar para su realización, independientemente del momento del día en que se efectúen.

Hago estos comentarios sobre Surtido 90.9 porque es el único programa que puedo escuchar completo, debido a mis actividades. Sin embargo, debo decir que en ningún otro de los que suelo oír cuando tengo tiempo he detectado este tipo de comentarios; ni en Impala, ni enObladi Oblada, ni en Radio Pocajú, ni en Panamérika; tampoco en las barras de noticias. 

Hablando con amigos y conocidos que escuchan la estación, he coincidido con ellos en que frecuentemente se cae en el elitismo o se estereotipa, me gusta pensar que sin querer, con base en preferencias, solvencia económica, creencias, ideologías y otros aspectos. 

No pretendo hacer de este mensaje un prontuario de quejas, ni demeritar la labor de ninguna persona que labora en Ibero 90.9 o la Universidad Iberoamericana. Escribí lo anterior con el afán de hacerles saber mi opinión y que atiendan ciertas áreas de mejora, de tal forma que los contenidos que difundan sean adecuados e incluyentes, y que promuevan los valores asentados en el Ideario de la universidad, a la vez que vigilen que se cumpla con ellos cabalmente.

Agradezco de antemano la atención a la presente.

1. El que un/a radioescucha se tome el tiempo y la atención para comentar de forma pormenorizada el trabajo que día a día realizamos l@s periodistas o comunicador@s no solo tiene un mérito ciudadano en sentido estricto, sino que es un aporte generoso e inapreciable a la superación y mejoramiento de los medios de comunicación —y, en este caso, de Ibero 90.9—, l@s periodistas y comunicador@s y el empoderamiento de los derechos de las audiencias.

2. Aunque no fue posible técnicamente verificar toda la información aportada por Laura Ochoa, en general es acertado su punto de vista sobre cierta carga discriminatoria y estereotipante de expresiones vertidas tanto por los invitados mencionados, como por la propia conductora del programa en cuestión.

3. Sin embargo, en lo que toca a las expresiones de las personas invitadas, estas no son responsabilidad propiamente de la conductora, quien tiene la obligación de respetar la libertad de expresión de aquellos —lo que desde luego no implica que no acote, contextualice y hasta objete lo dicho por las personas a las que da voz a través de los micrófonos.

4. Finalmente, luego de conversar con l@s responsables operativ@s de la radio implicad@s, esta es su respuesta a los comentarios de Laura Ochoa, la cual incluye no solo un reconocimiento institucional, sino sobre todo acciones específicas que implican la aceptación tácita de dichos comentarios:

En primer término agradecemos  a nuestra radioescucha Laura Ochoa el tiempo que se tomó para explicarnos detalladamente sus impresiones sobre el programa Surtido909 que conduce Almendra Hernández de lunes a viernes de 6:30 a 9:00hrs.

Y atendiendo a sus valiosas recomendaciones informamos las acciones que se tomarán:

1.- A partir de su reglamento, principios y código de ética Ibero90.9 se compromete con sus radioescuchas a mejorar el discurso de los locutores, redactores y colaboradores a fin de atender las necesidades de entretenimiento sin menoscabar la dignidad de las personas;  para ello iniciaremos con un curso de sensibilización enfocándonos en el lenguaje incluyente, para esto, contaremos con la colaboración de especialistas de la CONAPRED,  el Programa de Estudios de Género de la UIA, entre otros.

2.-Reconociendo que ibero90.9 es una radio que forma profesionales,  los coordinadores de los programas se comprometen a estar más cerca de los conductores  para dialogar el tratamiento de los temas y corregir prejuicios, y al ser conscientes de que nuestros  locutores vierten sus opiniones  bajo la premisa de que así hablan los jóvenes,  pondremos mayor atención a este punto.

3.-En el caso de Almendra Hernández, además de invitarla al curso con los especialistas de la CONAPRED, nos reuniremos mañana mismo con ella con la intención de recomendarle  mayor cuidado y sensibilidad en las expresiones que utiliza.

5. Estemos atentos al cumplimiento de estos compromisos.

6. Finalmente, conviene recordar que «autorregulación» no es lo mismo que «censura» o «autocensura». De acuerdo con el Derecho Internacional Público, la libertad de expresión es un derecho relativo, que encuentra sus límites en el respeto a las personas y sus colectivos, y a la ley. En tanto, el marco normativo mexicano prevé derechos de las audiencias de manera específica. En ambos casos, se protege especialmente el derecho del público a información veraz y no discriminatoria, denigrante u ofensiva. L@s medios de comunicación y l@s periodistas y comunicador@s estamos obligados a respetar esos referentes normativos, y los mecanismos autorregulatorios adecuadamente establecidos, basados en la ley y la ética profesional, son el mejor recurso para conseguirlo.

Atentamente,
Marco Lara Klahr
Defensor de la Audiencia
Ibero 90.9 FM

* Publicado en ibero909.fm [febrero 15, 2016]

Trackbacks for this post

  1. Código de ética: La Voladora Radio * - Marco Lara Klahr
  2. Declaración pública del Defensor de la Audiencia de Ibero 90.9 en respuesta a Pedro López
  3. Ratifican a Marco Lara Klahr como defensor de la audiencia de Ibero 90.9* | Marco Lara Klahr | Periodista

Participa, comenta:

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com